Relato de un campeonato poco sensato en Valencia

hy-surf-pablo-valencia-1.jpg
hy-surf-pablo-valencia-2.jpg hy-surf-pablo-valencia-3.jpg

Son las 8 de la tarde, me acabo de despertar enredado entre los auriculares que estaban sujetos a mis orejas antes de que me durmiera. David me abre la puerta trasera de su volvo para ponerme un poco en onda ya que tenemos que ir a buscar al casero del apartamento que hemos alquilado en el centro de valencia.

Hoy es Viernes, hace 30 exactamente días que no surfeo (son cosas del mediterráneo) y mañana se celebra el primer open de valencia de surf al cual estoy inscrito. La verdad és que no me apasiona la competición, pero es un placer venir a visitar de vez en cuando estas tierras del levante valenciano que tiene unas esplendidas olas que siempre me dejan un buen sabor de boca; y también porqué la gente que se reúne de entre Valencia y Alicante también son gente muy agradable con la que puedes disfrutar y reír en una competición y no como en la mayoría de las otras competiciones que he podido realizar.

Son las 9 y ya va siendo hora de cenar. Estamos en una placita en el centro de Valencia donde nos hemos reunido con Willy, un extrovertido, cachondo y ultra gracioso local de Castelldefels que lleva surfeando más de media vida y destaca por su gran nivel de surf y a la vez su gran discreción en el agua que le convierten para mi, en uno de los surfers más honoríficos de Barcelona. Willy ha llegado esta tarde y ha tenido la suerte de probar la ola en la que mañana se realizará la competición. La verdad, es que està un poco indignado porqué la ola no le ha dado más que para cutbacks que ni tan solo podía acabar de ejecutar debido a la cantidad de baba que llevaba. Esperemos que mañana nos cuadre un poquito más ya que los mapas pintan mucho mejor.

Sábado. Hace un frío de la ostia pero da igual porqué hay un sol radiante y ni una gota de viento!! Vamos rápido para la playa!!! Son las 8 de la mañana y ya estamos en la playa de la Malvarrosa del puerto de valencia. Es curioso, porque aquí aún no ha llegado nadie y no hay nada montado ni ningún organizador y eso que las mangas empezaban a las 8 de la mañana.

Se comenta que la ola està saliendo de bien como pocas veces, es una derecha tan noble como larga, apenas ahuecan las secciones, pero da lo mismo porqué están entrando series de un metro, viento suave terral y no hay nadie en el agua así que ¡voy a pegarme el primer baño del año y a estrenar la 5’11 nueva que tengo no vaya ser que en la primera manga me vayan a dar la patada!

Son las nueve y media de la mañana. El bañito de primer contacto me ha cundido muchísimo, me cogido solo 5 olas pero he tenido más que suficiente para soltarme ya que cada ola me ha dado para una media de 4 o 5 giros. Ahora va a comenzar la tercera manga, yo estoy en la quinta manga en la parte baja del cuadro, creo que se han distribuido un poco mal los riders, ya que la gente que para mi anda más esta toda arriba del cuadro excepto Willy que està en la manga 6, así que si gana nos veremos las caras. Hasta ahora me fijado en que hay un cierto desorden y desorganización entre los jueces y los surfers, ya que no hay buena respuesta del equipo de sonido, no quedan claras las señales, hay surfers con licras del mismo color… esto empieza a oler un poco mal.

Es la hora de mi primera manga. El mar ha bombeado bien estas primeras mangas. Espero que pese al escaso tiempo de 15 minutos, pueda conseguir coger alguna buena ola.

Suena la bocina, tengo la suerte de que justo me viene una serie y tengo la preferencia en la ola. Allá va, una buenísima derecha que la primera sección, me ha permitido hacer dos cutbacks bien ejecutados, el segundo a tailgrap, todo seguido se levanta un poco más la sección para poderla superar con un floater y acabar la ola con un rentry. De lujo, espero que haya puntuado bien por qué solo quedan 4 minutos de manga y solo me he cogido esta ola, a diferencia de los demás que se han quedado en la sección de abajo asegurando manga. Queda un minuto y medio y me estoy empezando a preocupar porqué el mar no parece que vaya a escupir y necesito coger una ola más! Por suerte quince segundos antes de sonar el bocinazo pude coger una ola con la que con un par de giros me hizo quedar primero de la manga. Ahora le toca entrar a Willy, no lo tiene del todo fácil porqué en su manga son 5 y solo pasarán dos. Con él esta Edu, uno de los mejores riders de Valencia junto con Rahim que también está en la manga. Edu no ha cogido muy buenas olas, a Rahim no le ha cuadrado ninguna aunque Willy ha tenido la suerte de cogerse un par de izquierdas buenas que le han permitido asegurar manga. Pero no todo ha ido como me esperaba, no ha pasado ni Willy ni Edu y están comenzando a producirse injusticias, dado que un amigo cercano de Valencia me ha dicho que ha oído discutir a los jueces sobre la procedencia de los participantes. Queriendo defender a los surfers valencianos en cada manga, es decir, favorecer a los locales, tonguear o robar puntuaciones. Es muy triste porque estaban discutiendo que el campeonato solo tendría que acoger a gente de valencia. ¿Entonces porqué anuncian el campeonato como open? Willy esta tan indignado que se ha ido con Edu a coger olas a Cullera.

Son las 12 del mediodía y dentro de 10 minutos empieza mi segunda manga. La verdad és que me siento muy tranquilo y con ganas de probar cosas en manga porqué veo que tengo un poco fácil el cuadro hasta llegar a la final, ya que los surfers con los que me toca ahora no he visto que hayan destacado, y si gano y paso a semifinales me toca con la mejor chica y el mejor junior, vaya cosas… Concentración, voy a estirar sobretodo los cuádriceps que es lo que más suele sufrir de mi cuerpo en un día de competición. Es la hora, entramos en el agua helios, un local alicantino con mucho talento, un inglés afincado en valencia y el chino que no sé de donde procede pero el chaval anda que da gusto! Durante los primeros 5 minutos debemos permanecer en el agua quietos antes de que dé lugar al bocinazo que da comienzo a la manga y me estoy mosqueando un poco porqué el inglés se ha cogido 2 olas fuera del tiempo reglamentario y esto es penalizable, pero da igual vamos a lo nuestro. Empieza la manga, y vuelvo a tener la buena suerte de que nada más comenzar me cuadra la serie y encima la gorda en la mejor sección! Bajo la ola, rentry discreto, y con toda mi alma cojo toda la velocidad que puedo para llegar a chocar contra la espuma antes de que me cierre toda la sección, consigo pasarla y además pego un giro contra la espuma que me permite rotarlo entero a frontside reverse y cogiendo un poco el canto para controlar la ejecución. Genial!! Para mí como si ya hubiera pasado manga. Vuelvo al pico, en todo momento controlando al resto de surfers, chino va haciendo de las suyas ejecutando buenos cutbacks y rentrys verticales y helios va cogiendo alguna ola. Mientras tanto, el inglés permanece asentado esperando a que venga una buena ola. Me doy la vuelta, cojo una segunda ola, parece que va a ser corta pero se me forma una sección bien grande que me permite ejecutar un largo cutback para acabarlo de “roundhouse” en lo alto de la sección. La verdad és que creo que he cumplido. Vuelvo al pico para ver si intentar acabar la manga con una buena ola. Queda poco más de un minuto, helios está preocupado por qué no se ha cogido ninguna y el inglés aún está esperando a la buena. Me adelanto a la sección de abajo para apurar una simple izquierda para hacer dos rentrys.

Acaba la manga y yo con mi buen andar voy a ver las puntuaciones y he aquí donde empieza para mí un delirio. No por el simple hecho de no haber pasado manga tras una de las mejores actuaciones que he tenido casi nunca en una manga compitiendo, sino también por la mala imagen que puede llegar a dar el surf en situaciones de intereses y lo poco seria que puede reaccionar la gente al tener que afrontar un error.

Los surfers que han pasado en mi manga son helios, que ha cogido dos olas y el inglés que no ha cogido ninguna. No es de mi parecer el tener que ir a remover nada, pero no he podido evitar de tener que ir a hablar con el jurado para obtener una explicación. De primeras me dicen que ya las puntuaciones ya están escritas y que no se puede hacer nada. Entonces mi indignación aumenta y empiezo a pedir seriamente que me hagan un resumen de la manga, con ello se suma los abucheos del público que también piden una explicación de algo que no es sostenible. A continuación los jueces se reúnen juntos y se encierran en una caseta 5 minutos. Justo al salir me piden que entre en un circulo que ellos mismos crean y me intentan hacer entender que son cuatro “jueces nacionales” que están de acuerdo en que según ellos que han visto coger al inglés las dos olas (que no supieron decirme que ejecuciones hizo) que le ha hecho pasar de manga. Insisto a los jueces que toda aquella ola que se haya podido coger el inglés ha sido fuera de tiempo y hay todo un espigón repleto de gente como testigo, pero sutilmente me susurra un juez al oído que con una pataleta no voy a conseguir nada. Entonces opto por revisar mis puntuaciones y resulta que todas las puntuaciones eran bajas (y la más baja había sido la primera del frontside reverse!!). Es aquí cuando me veo metido en un bucle sin salida y entonces decido abandonar la batalla y darme cuenta que lo que estaba haciendo no llegaba a ningún lado. Quise afrontar la realidad y justo en ese momento me crucé con el inglés que haciendo gestos confusos con las manos y mirando hacia el suelo, reconoció no haber cogido ninguna ola durante el tiempo reglamentario.

Con todo esto puedo llegar a la conclusión de que las competiciones en el mediterráneo, no sirven para nada, más que para fomentar los intereses tanto por parte de los organizadores (en este caso el ayuntamiento de valencia y el club de surf valencia), como por parte de las marcas que patrocinan la competición. Y pese todo lo ocurrido, pude disfrutar de un buen fin de semana con buenas olas en las que nunca había surfeado y envuelto de buena compaa, ya que el domingo estuvimos rulando un poco m?s al sud de Valencia con la gente local de ahí, que gracias a ellos pudimos probar una exquisitez de orillera que realmente compenso el resto del fin de semana.

Pablo Páramo.